Ficha Jurisprudencial

Instituto Jurídico

Valoración de certificados médicos particulares o forenses

Número de sentencia

SCP 0122/2015-S3

Resumen del precedente

Para la justificación de la inasistencia a un acto procesal por existir un impedimento físico, la autoridad jurisdiccional puede valorar el certificado médico particular o el certificado del médico forense, o ambos, sin que en ningún caso pueda negar la valoración al certificado del médico particular por no estar avalado por un médico forense.

Transcripción del precedente:

FJ. III.1. “En el marco de lo señalado, esta Sala considera que respecto a la acreditación de un impedimento físico como justificación de inasistencia a determinado acto procesal, para considerarse legítimo no es preciso que necesariamente sea avalado o certificado por el médico forense; pues ello, implica admitir la existencia de una prueba tasada que contradice el principio de libertad probatoria como uno de los pilares en que se asienta el modelo procesal acusatorio vigente en nuestro ordenamiento jurídico, y en consecuencia, no permite que la autoridad jurisdiccional en apego a su sano criterio y experiencia, asuma convicción de dicho impedimento, ya sea alejándose del criterio médico forense y admitiendo la opinión de un médico particular o viceversa, o en base a la ponderación de ambos se pronuncie admitiendo o rechazando la legitimidad del impedimento alegado. En todo caso -como se dijo-, ello dependerá del sano criterio de la autoridad jurisdiccional que en virtud del principio de libertad probatoria determina en cada caso, si el aval del médico forense resulta necesario o no para asumir convicción, o de ser presentados los criterios de un médico particular y uno forense, en base a su prudente arbitrio se incline de forma motivada y fundamentada por dar credibilidad a cualquiera de ellos o finalmente a ambos, pero de ninguna manera puede negar la valoración del certificado médico particular solo porque este no está avalado por el médico forense. Por ello, es conveniente reconducir el criterio expuesto, en aras de garantizar la naturaleza y esencia del modelo procesal penal vigente, estableciendo que la autoridad jurisdiccional puede apegarse si así lo considera su prudente arbitrio, justificando dicha decisión debidamente, ya sea al certificado médico particular o al avalado por el médico forense, o ambos, pero en ningún caso podrá arbitrariamente negar la valoración del primero solo por el hecho de no estar avalado por un médico forense. No obstante lo anterior, se aclara que ello no implica una negación de la facultad que tiene la autoridad jurisdiccional, cuando así lo considere necesario, para requerir de oficio un pronunciamiento del médico forense acreditado por el Ministerio Público, para la comprobación de hechos mediante orden judicial, conforme lo prescribe el art. 75 del CPP, concordante con los arts. 83.1 y 85.1 de la Ley Orgánica del Ministerio Público (LOMP).”

Comentario de linea:

Ésta es la sentencia que contiene el estándar jurisprudencial más alto respecto a la valoración de certificados médicos particulares.  La historia jurisprudencial nos muestra que inicialmente se asumió el entendimiento que los impedimentos físicos sólo podían ser acreditados por médicos forenses (SC 1768/2004-R) ; posteriormente, a través de la SC 0845/2005-R, el Tribunal razonó que la autoridad jurisdiccional también debía valorar el certificado médico particular cuando fuera presentado; sin embargo, la SC 0164/2011-R retomó la exigencia de la certificación médica expedida u homologada por el médico forense, permitiendo que, de manera excepcional se prescindiera de dichas exigencias tratándose de lugares alejados y que no cuentan con un médico forense.  En ese ámbito la SCP 0122/2015-S3,  vuelve al entendimiento contenido en la SC 0845/2005-R en sentido que la autoridad jurisdiccional puede valorar el certificado médico particular o al avalado por el médico forense, o ambos, pero en ningún caso podrá arbitrariamente negar la valoración del primero solo por el hecho de no estar avalado por un médico forense.

Descargar sentencia aquí