No se requiere autorización judicial ni que la acción penal hubiere sido iniciada para la práctica del aborto en los casos de violación, estupro, incesto, rapto o cuando peligre la vida o la salud de la mujer