No constituye atenuante el que se hubiere cometido el delito con la finalidad de salvar la propia honra, la de su mujer, madre, descendiente, hija adoptiva o hermana