Las normas procesales deben interpretarse de manera amplia y no restrictiva, a partir del principio pro-actione